• @cibersaludables

Aprender a leer: Libros vs Pantallas

Recientemente el prestigioso diario TheNewYorkTimes publicaba este interesantísimo artículo del Dr.Perri Klass sobre un tema de preocupación creciente en el ámbito educativo:


¿Cómo afectan las pantallas al desarrollo cognitivo y en especial al desarrollo de la competencia lectora?.


Dedicamos el post semanal de @cibersaludables a destacar las principales ideas de éste artículo de imprescindible lectura (versión original y completa en inglés accesible aquí)



Durante la pandemia, los padres han estado observando, a menudo con ansiedad, la creciente dependencia de sus hijos de las pantallas para todos los aspectos de su educación. Puede parecer que no hay vuelta atrás a la época en que el aprendizaje implicaba llegar a los libros reales.


Pero la realidad es que el formato en el que los niños leen puede marcar la diferencia en términos de cómo absorben la información.


How we read Now de Naomi S.Baron

Naomi Baron, profesora emérita de lingüística en la American University y autora de un nuevo libro, "How We Read Now: Strategic Choices for Print, Screen and Audio", afirma que, "hay dos componentes: el medio físico y la mente. Todo lo demás se deriva de eso ".


Debido a que usamos las pantallas con fines sociales y de entretenimiento, nos acostumbramos a absorber material en línea, gran parte del cual fue diseñado para leerse de manera rápida y casual, sin mucho esfuerzo. Y luego tendemos a usar ese mismo enfoque para la lectura en pantalla con material más difícil del que necesitamos aprender, para reducir la velocidad, para absorber con más cuidado. El resultado puede ser que no le acabemos dando a esa lectura la atención adecuada.


El scrolling puede funcionar para las redes sociales, pero los expertos dicen que para las tareas escolares, los niños aprenden mejor si ralentizan su lectura.


Según la profesora Baron, con los niños más pequeños, tiene más sentido seguir con el formato papel ya que facilita la "lectura dialógica", es decir que los padres y los niños interactúen con el lenguaje, las preguntas y respuestas.


Frente al formato digital donde las aplicaciones y libros electrónicos tienen demasiadas distracciones que dificultan precisamente la lectura dialógica.


Aprender a leer; libros vs pantallas

La Dra. Jenny Radesky, pediatra del desarrollo conductual y profesora de pediatría en el Hospital Infantil CS Mott de Michigan, afirma que:


"Las aplicaciones diseñadas para enseñar a leer en los primeros años de la escuela se basan en la gamificación destinada a mantener a los niños enganchados a la pantalla. Y aunque enseñan con éxito las habilidades básicas, carecen del contexto del aula, del maestro como creador de significado, para unirlo todo, ayudándolo a ser más significativo para el alumno".


En esta misma linea el Dr. Munzer concluyó en 2019 que padres y niños pequeños hablaban menos en general, y también hablaban menos sobre la historia cuando miraban libros electrónicos en comparación con libros impresos. Por si fuera poco, la lectura sobre formato digital hace más probable que los niños usen las pantallas por sí mismos.


La importancia de ayudar a los niños a dominar la lectura va más allá de los detalles específicos recordados (palabras, personajes o eventos) para que un niño sea capaz de integrar el conocimiento adquirido en una experiencia vital.


Los padres pueden ayudar con esto cuando sus hijos son pequeños, al discutir la historia y hacer las preguntas que ayuden a los niños a establecer esas conexiones y éste es precisamente el diálogo que dificulta la lectura a través de un dispositivo digital.

Los expertos confirman que el formato no es neutral y que aprender a leer en papel o sobre pantalla tiene efectos y resultados diferentes.


Desde @cibersaludables celebramos que la tecnología responsable atraigan cada vez más a los medios referentes (main-stream) como es el caso de este magnífico artículo del NYtimes


46 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo